21 °C
Sábado 24 de junio de 2017

Viento Norte

Edicion Impresa - Viento Norte

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
La política científica ha ganado un lugar en la agenda gubernamental. La cuestión salarial y del financiamiento de la investigación, recientemente, ha sido motivo de reclamos, movilizaciones y diversas interpretaciones. Al igual que en la cuestión docente, la remuneración de investigadores y de sus condiciones laborales merece ser tenida en consideración, con la absoluta convicción de que no hay futuro sin ciencias.

************************

Pero el problema no se agota en esta cuestión. Tomemos en consideración la biología. Esta disciplina es, sin duda, una de las plataformas tecnológicas más importantes del futuro próximo. Al punto que hoy resulta bastante complicado definir a qué se llama con precisión biotecnología. Con la llegada de la tecnología de edición de genes Crispr, la biología pronto va a converger con la medicina, la agricultura, los nuevos materiales, la producción de energía e incluso con la inteligencia artificial para influir en el futuro de toda la vida en nuestro planeta.

************************

Con esta biología es posible que científicos -y mañana cualquier hijo de vecino- puedan diseñar, re-imaginar y fabricar sistemas completamente nuevos biológicos y componentes que, al momento, no existen en la naturaleza. Sus aplicaciones permiten ofrecer nuevos biocombustibles, medicamentos, alimentos, materiales, bio-productos como órganos para trasplante, productos químicos, y procesos tan importantes como la fotosíntesis. Pero no todas tendrán el mismo impacto. Las tecnologías de edición genética, conocidas como Crispr (sigla en inglés de Clustered regularly interspaced short palindromic repeats) van a converger aceleradamente con la medicina, la agricultura, la industria, e incluso con la inteligencia artificial, modificando sustancialmente la vida en el futuro inmediato, las próximas dos décadas.

************************

Todas sus posibles aplicaciones presentan dos aspectos que no siempre son considerados al evaluarse su incorporación a nuevos productos o procesos con destino al mercado: ellos son la ética y la seguridad. Ya mencioné que pronto su disponibilidad excederá a la comunidad científica y que cualquier ciudadano común podrá realizar en su garaje o en “bio-hackers”. Esto último se refiere a una tendencia global de hacer de la práctica científica una ciencia ciudadana en base a una versión accesible y distribuida de la biología, a través de soluciones tecnológicas de bajo costo, fuera de los entornos convencionales de la biología, como la universidad y las empresas de biotecnología. Se involucra aquí otra tendencia, “Hágalo usted mismo”, (DIY) por sus siglas en inglés: do-it yourself), para la que no se precisa una formación rigurosa y sistémica, sino práctica y apoyo de comunidades con sólo algún miembro con formación académica.

************************

Si volvemos a las cuestiones pendientes: seguridad y ética, el problema se expande. Si cualquier persona puede hacer aquello que se le ocurra en materia de diseño y desarrollo de nuevos sistemas biológicos, estos pueden ser beneficiosos para el individuo y la sociedad; también muy perjudiciales, o ambas cosas simultáneamente.


************************



Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable