27 °C
Miércoles 12 de diciembre de 2018

La escasez en Venezuela llega a un suministro esencial: no hay sangre para transfusiones

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
En los últimos años, los medicamentos, desde antibióticos hasta drogas de quimioterapia, se volvieron cada vez más escasos.
Los hospitales públicos les piden a las familias de los pacientes que los abastezcan con sábanas y jeringas.

Hace meses que los pacientes que padecen VIH no obtienen las drogas necesarias, y hay pacientes trasplantados que murieron por falta de los inmunosupresores necesarios después de la operación.

Pero ahora el país atraviesa una crisis de uno de los suministros médicos más básicos: la sangre.
El año pasado, la situación se volvió tan desesperante en los hospitales públicos que hubo una escasez crítica en el abastecimiento de sangre para transfusiones y operaciones.

Los trabajadores de la salud dicen que en enero y febrero la escasez paralizó la mayoría de los bancos públicos de sangre, así que los pacientes deben esperar incluso para que les realicen los procedimientos más urgentes, y los médicos les recomiendan a las familias comprar sangre procesada de clínicas privadas.

Según los médicos, el problema no es tanto la falta de donantes como la escasez de los siete reactivos que detectan infecciones en la sangre donada.

Esos reactivos, que el Ministerio de Salud y el Instituto de Seguridad Social importan para distribuir entre instituciones públicas, tienen precio en dólares, lo que los hace muy caros para la moneda local, el Bolívar, que ya casi no tiene valor.

Sin los reactivos, la sangre no se puede usar

Una mañana de fines de febrero, Roselvia Escobar se presentó en el Hospital de Niños Público “José Manuel de los Ríos” de Caracas para implorar ayuda porque necesitaba sangre para su hijo de 22 años, César, que debe hacerse tres transfusiones por mes.

Cuando nació, a César le diagnosticaron talasemia, una enfermedad sanguínea. Si no le hacen las transfusiones, su corazón o su sistema nervioso podrían fallar y sus huesos podrían deformarse. Entre diciembre y febrero, su familia apenas pudo conseguir una unidad de sangre.

“Está en cama, somnoliento, inactivo y aterrado”, dice Escobar. “En Venezuela no existe el derecho a la vida. Lo único que se puede hacer es rogarle a Dios para que el ser querido no se muera”.

Esta semana, los pacientes venezolanos recibieron una extraña buena noticia: la mayoría de los hospitales públicos recibieron reactivos que durarán casi dos meses.

El material fue comprado por el Ministerio de Salud y el Instituto de Seguridad Social a laboratorios y organizaciones extranjeros. La Organización Panamericana de la Salud dijo que en las próximas semanas enviará al país un lote donado que debería durar un mes más.

Pero los médicos dicen que esas entregas son soluciones cortoplacistas para un problema de largo plazo.

Carlos Maldonado, de 40 años, compró sangre en una clínica privada para su padre, quien ingresó en el Hospital Universitario de Caracas luego de que en enero le diagnosticaron leucemia mieloide crónica.

A Maldonado le costó el salario de casi dos meses de trabajo. “Gracias a Dios pudimos comprarla”, dice. “Todos esperamos que no necesite más transfusiones”. (lanacion.com.ar)

Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable