17 °C
Jueves 21 de junio de 2018

Una simple ola de verano

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
Hay temas de la actualidad política argentina que parecen oleajes característicos del mar abierto: con alguna regularidad
se hacen visibles ante la opinión pública, provocan crestas más o menos altas durante algunos días y luego se diluyen sin haber alterado demasiado el estado de cosas, salvo que se trate de algo parecido a los tsunamis.

El espectáculo se repite una y otra vez, hasta la monotonía.
Como ocurrió en otras oportunidades, la ola del nepotismo volvió a hacerse visible ante el público y formó este verano una ampulosa y potente cresta, pero tras pocos días de impulso cedió el centro de la escena a las nuevas olas producidas por el agitado mar político.

Fue un decreto presidencial el que movió las aguas llenas de familiares nombrados en la función pública y salpicó las calientes arenas oficialistas.

Pero la política y la sociedad ahora están inmersas en otros problemas. Y la sensación es que a la gran ola del nepotismo nacional le queda algo pendiente en la costa.

En la década de 1990, los apellidos Menem y Yoma eran sólo los botones de muestra más célebres del nepotismo peronista, en su versión neoliberal de época.

Luego les tocó el turno a las familias de la Alianza que desembarcó en 1999 en el poder para dar vuelta la página y dejar atrás un largo tiempo de privilegios. Pero en dos años de gobierno no pudo resistir la tentación de cometer los mismos errores.
Tras el desastre de 2001, llegó Néstor Kirchner y su ímpetu refundacional provocó furor.

Pero algo falló en la refundación de la función pública, porque en 2014 el periodista Jorge Lanata dedicó largos y valiosos minutos de televisión a los interminables casos de familiares de altos referentes kirchneristas que vivían de un cargo estatal.

Por si algo no había quedado claro, a mediados de 2015 hubo una nueva dosis de escándalo, tras el nombramiento de la novata hija del por entonces ministro de Defensa de la Nación, Agustín Rossi, en el cargo de directora del Banco Nación.

Cada vez que se desató una polémica por el nepotismo, la indiferencia fue la moneda corriente de los gobiernos, al compás de los intensos pero efímeros debates alentados en los medios.

Esta vez, la reacción fue un decreto presidencial con efectos limitados y sin capacidad para resolver la base del problema, que es la ancestral naturaleza de las elites dirigentes.

Gaetano Mosca es otro de los grandes intelectuales italianos que dejaron una fuerte marca en la politología contemporánea. Buena parte de su vida estuvo dedicada al análisis de los males de la política, con la mirada puesta más allá de los límites de su propio país. Así lo muestra su obra más difundida, Elementos de ciencia política, que apareció por primera vez en 1896.


Por Gustavo Di Palma


Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.


Edición Hojeable