23 °C
Sábado 18 de agosto de 2018

Impuesto rosa: un castigo económico inmerecido

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
El mayor precio de los productos para mujeres y niñas, en comparación con aquellos destinados a los hombres, constituye otra forma de discriminación y desigualdad de género.

Desde hace algunos años, en países desarrollados se estudió el fenómeno “Pink Tax” , que es el mayor costo de los productos para mujeres y niñas. Estos productos son iguales pero con algún agregado como el color, el más habitual, o las ilustraciones sumadas al color, y otras que indican son productos para las mujeres y niñas y así los diferencian de los productos para los varones.

Esta es una forma de encarecer los productos destinados al público femenino, si bien no difieren, excepto por el color, del producto y/o el de su envoltorio, los que son para mujeres de los que son para varones.

Un estudio realizado en Nueva York en 2015 mostró variaciones de precios entre los productos para mujeres de los para hombres que oscilaron entre un 4% en ropa infantil, un 7% en juguetes, un 8% en ropa de adultos y un 13 % en elementos de cuidado personal, entre otros.

El Banco Mundial hizo un estudio en el cual indica que el 70% de las compras en el mundo son decididas por mujeres. Según la revista Harvard Business Review, las mujeres toman las decisiones en el 94% de las compras de muebles, 91% de las viviendas, 60% de los automóviles y 51% en electrónica. Esto las convierte en el objeto central del marketing para promocionar y vender productos en todo el mundo.

Como la diferencia según género del público consumidor es clave, al ser las mujeres las principales decisoras de las compras en la familia, los productores los diferencian en “para mujeres o niñas” y estos son más caros que los comunes.

Esto a pesar de que las mujeres son las que en promedio ganan menos que los hombres; además, son las que dedican más tiempo a las actividades domésticas y de cuidados no remunerados como el cuidado de los niños pequeños, los enfermos, las personas discapacitadas y los ancianos.

Este es uno de los factores que las convierte en las personas que más pesan a la hora de decidir qué comprar para los miembros de la familia, incluso la ropa de sus esposos o compañeros. Por eso, el marketing las privilegia a la hora de centrar la publicidad de compra. Así surgió la costumbre de elaborar productos especiales para mujeres.

Entonces, quienes menos ganan son castigadas con productos especialmente preparados para ellas pero que son más caros. Otro estudio realizado en Buenos Aires encontró que los productos para “mujeres” evidenciaban precios más caros. A modo de ejemplo: mochilas escolares para nenes $549, para nenas $679; chupetes celestes, $219, rosas, $235; colonias infantiles para varones $95,31, para nenas $113,45.

La diferencia de precio es evidente. Por eso, creemos, esto se debe divulgar y aclarar que es una forma de discriminación que sufren las mujeres. Además, para combatir esto hay que promover una acción de “No Compra” por parte de ellas.

Esto debe acompañarse con el llamado de atención de las autoridades a fin de que controlen y eliminen, o prohíban, estas diferencias de precios en productos que solo difieren en su color o presentación.

Así se evitarán estos abusos y se permitirá la igualdad de costo en productos iguales. La desigualdad entre varones y mujeres nos perjudica también económicamente.

Por Mabel Bianco

Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable