26 °C
Domingo 15 de julio de 2018

Argentina en la vorágine: “lo peor ya pasó”, crisis y acuerdo con el FMI

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
Todo sucedió en un mes. Mauricio Macri habla el idioma del mundo y no es del todo comprendido por los argentinos.

“A finales de mayo de 1940, después de muchas vacilaciones, después de muchos titubeos, de paseos arriba y abajo por la habitación en plena noche, de caos mental diciendo primero una cosa y luego otra, de un abuso exasperante de los cambios de parecer, del examen de conciencia, de la meticulosidad, de escuchar a los demás, de reconsiderar las cosas, de sopesar unas opciones y otras, de calcularlo todo, de taciturnidad depresiva, (Winston) Churchill pudo por fin enfrentarse a la nación y ofrecerle unas palabras templadas en el fuego de unas intensas dudas, y aterrizar en el lado correcto de la historia”, escribió Anthony Mc Carten en su novela Las horas más oscuras.

A la mañana siguiente, el premier inglés comunicó su decisión de ir a la guerra contra Adolfo Hitler y solo prometió “sangre, fatigas, lágrimas y sudor”.

Quien haya visto la película de ese nombre, dirigida por Joe Wright, fue testigo de los conflictos del premier inglés personificado por Gary Oldman, finalmente los dilemas de cualquier líder político frente a una toma de decisión dramática y cuyo resultado puede llevarlo -diríamos en la Argentina- a la gloria o a Devoto.

No hubo tiempo todavía de conocer la génesis y el desarrollo de la decisión que llevó a Mauricio Macri a pedir la ayuda de Christine Lagarde, la directora gerente del FMI, el organismo temido y odiado por la mayoría de la opinión pública local. No sabemos si, de verdad, estuvo en las opciones originales, como a veces se hace trascender. Ni quiénes exactamente intervinieron en la decisión.

Tampoco por qué estuvo el Presidente tan seguro de que el préstamo sería importante en volumen y rápido en ejecución. Es decir, cuál es con precisión el diagnóstico que el FMI tiene hoy de la Argentina ni la Argentina del FMI, más allá de alguna que otra interpretación de ocasión, como que “bueno, este FMI no es el mismo que el de otros tiempos”, que dijo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en la primera conferencia de prensa después del anuncio presidencial.

Lo que se sabe es lo que se ve. Que ante la corrida cambiaria que demostró -sin maquillaje- la fragilidad de las cuentas públicas, Macri tomó una determinación que jamás formó parte del debate, que él mismo se encargó de transmitir en un mensaje que no duro 10 minutos, que el FMI inmediatamente emitió un comunicado donde reconoció que las negociaciones habían comenzado, que exactamente un mes después la Argentina anunció el acuerdo al que se había llegado y que, antes de que termine junio, se embolsaría el primer tramo de 15 mil millones de dólares.

La vorágine de los acontecimientos impide pensar. Cuando hay cantidad de argentinos que todavía no se acostumbran al cambio de Gobierno y siguen sin comprender cómo es que el peronismo ya no tiene residencia en la Casa Rosada.

Cuando otros que votaron a Cambiemos aún no digieren que haya más inflación y menos salario de los prometidos. Cuando empresarios o industriales que esperaban que un presidente “pro-empresa” generaría por sí solo mejores condiciones para el crecimiento y la inversión, como el mismo Macri transmitía en las reuniones.

Cuando todavía cuesta entender por qué la corrida cambiaria, el FMI volvió a las conversaciones cotidianas, ya acordó con el Gobierno, confirmó que nos va a prestar un monto que nadie creía posible y ya está enviando a sus equipos técnicos para monitorear que el ajuste, finalmente, se concrete.

Un amigo del Presidente, que lo conoce de cuando eran chicos, suele decir que “Mauricio se equivoca mucho, pero tiene dos cosas que siempre lo ayudan. Por un lado, audacia. Por el otro, suerte”. Y debe ser cierto.



Por Silvia Mercado

Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.


Edición Hojeable