23 °C
Jueves 18 de octubre de 2018

La educación sexual y los derechos inalienables

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
La educación sexual y los derechos inalienablesLa educación sexual y los derechos inalienablesSalvo excepciones horrendas, los padres son los mejores y más interesados educadores de los hijos. Nadie en el mundo tiene más amor e interés que una madre y un padre por sus hijos.
Los hijos son, para la mayoría de las mamás y los papás emocionalmente sanos, el proyecto más importante de sus vidas. Ninguna ley puede cambiar esa realidad. Se trata de algo relativo, pero no porque mute en el tiempo, sino porque se involucra la relación padres–hijos, la cual no puede reemplazarse desde afuera del núcleo familiar por más que se manipule o promulgue una ley. Ni en el caso de que una pareja no continúe la relación como tal deja de tener el mayor amor por sus hijos.

Por otra parte, los hijos tienen el derecho a ser defendidos por sus padres conforme a una responsabilidad tan racional como natural, ya que se arraiga en los más profundos sentimientos paternos.

Nuestro país está ingresando en un totalitarismo orquestado por organizaciones que se arrogan el derecho a imponer su visión de la vida y la sociedad como si tuvieran el conocimiento absoluto, conocimiento este que nadie posee, pues la ignorancia humana es infinitamente mayor a cualquier certeza o saber provisorio.

Todo aquel que crea en la peligrosa idea de tener un conocimiento absoluto asume una posición totalitaria, porque tal certeza asfixia el espacio a cualquier otra posición, idea o razonamiento y es en esa actitud que se cultiva el germen de la imposición a como dé lugar, incluida una legislación que obligue el cambio de las relaciones humanas.

El intento por derogar el artículo 5 de la ley 26150 denominada “Programa Nacional de Educación Sexual Integral” (y otras leyes provinciales semejantes) llama a la sociedad a asumir una posición clara que, desde el respeto a la libertad de las decisiones individuales, rechace la agresión totalitaria de quienes pretenden utilizar al Estado —última ratio del fundamentalismo de la ideología de género— para imponer una antojada visión sin fundamento científico último (ya que la ciencia es por definición falible). Otra vez, sin certeza absoluta, dado que no hay verdades definitivas en el conocimiento humano.

Las escuelas privadas elegidas por mamás y papás deben ser libres de enseñar temas polémicos conforme a la visión que pudiera tener la propuesta educativa integral de cada establecimiento. En ese orden de ideas, son los padres quienes deciden qué oferta educativa desean para sus hijos. En las escuelas públicas financiadas totalmente por los impuestos de todos, es decir, por personas de diversas formas de pensar, no deberían tratarse temas polémicos que colisionen con las múltiples aproximaciones que podrían existir en el seno de la sociedad.

Esto debería ser así aun cuando las mayorías desearan imponer su propia y única teoría en temas tan sensibles como la educación sexual. Aunque aceptar la educación sexual en escuelas de financiamiento y programa estatal sería ceder en una cuestión de indubitable potestad compartida solo entre mamás y papás, no se puede admitir que los padres sean ignorados en el diseño de las metodologías y los límites a los temas que los docentes abordarían. Fue con ese espíritu que el legislador se inspiró para incluir el artículo 5 de la ley 26150 que se pretende derogar.

Cuando una facción busca forzar al resto de la sociedad a hacer su voluntad por medio de la ley, toda la comunidad corre peligro en este y otros asuntos. Hoy podrá ser una cuestión que resulte relevante a algunos, pero mañana la misma estrategia podría obligar a todos a ser lo que no somos sino lo que otros quieren que seamos. Si aceptamos que se avasallen derechos indubitables, será cuestión de tiempo para que las libertades y los derechos conquistados a lo largo de siglos se escurran por el drenaje rápidamente.


Por Luis Franco

Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (2)add
Lamentable
Escrito por Ramon , 19 de septiembre de 2018, 11:59 hs.
Me parece muy bien, ya que hubo caso en Formosa donde a un docente le separaron del cargo por enseñarle Ed .Sexual a los chicos...
El Estado debe velar por los derechos
Escrito por Susana , 19 de septiembre de 2018, 10:58 hs.
Si tenemos en cuenta que el 80% de abusos ocurre dentro de la familia, qué sucede con esos niños si el Estado “se corre” y no resguarda sus derechos? . Si el Estado no se mete, qué hacemos con aquellos noños que trabajan y no estudian? Los dejamos a merced de sus familias, que en vez de protegerlos los maltratan y abusan? Me parece muy ligera esta posición.
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable