32 °C
Lunes 10 de diciembre de 2018

¿Qué tienen los populistas en la cabeza?

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
Qué tienen los pobres en la cabeza? No lo sabemos, depende de cada pobre, como así también de cualquier otro ser humano. Al contrario de lo que Mayra Arena expresó en la charla llamada “
¿Qué tienen los pobres en la cabeza?”, nosotros vemos por doquier verdaderas señales de empatía (de individuos, no de gobiernos) hacia los que menos tienen. Sin embargo, ya lo decía el extinto economista estadounidense Milton Friedman: “Uno de los más grandes errores es juzgar a las políticas y programas por sus intenciones, en lugar de por sus resultados”.

Es por este motivo que sentimos la obligación moral de responder a la siguiente afirmación de Arena: “Cuando un gobierno gestiona para los pobres, para beneficiarlos, se habla de que son perversos. Siempre que un gobierno hace algo por los pobres supuestamente es para comprar votos (…) Cuando los pobres votamos a un gobierno que se fija en nuestros intereses económicos, resulta que somos todos imbéciles, perversos o manipulables”.

Los gobiernos populistas, a los que ella implícitamente hace referencia, en efecto son perversos. País que gobernaron incrementó la pobreza y enriqueció a sus líderes, pues esa es la base del populismo: multiplicar la miseria con el fin de generar dependencia del Estado que los poderosos manejan.

Por ese motivo inculcan la cultura de la envidia y el resentimiento, con las que Arena parece simpatizar. Cuantas más políticas sociales aplican las autoridades, mayor es la prueba de su rotundo fracaso económico y social. Las posibilidades las brindan los individuos, no un gobierno. Los seres humanos no son ovejas que deben ser arreadas para donde un líder las guíe sin hacerse preguntas al respecto. Con su juego victimista, la disertante les allana el camino a los verdaderos perversos y corruptos que explotan a todos, pero sobre todo a los que menos tienen.

Otra expresión de Arena a la que nos gustaría responder es la siguiente: “Es mentira que el pobre es pobre porque quiere. Esa vida uno la naturaliza porque es la única que conoce”. En realidad no es que la naturalizan, sino que se la naturalizan. Los gobiernos que ella defiende y muchos ricos culposos son aquellos que les hacen creer a los pobres que solo deben esperar en sus “jaulas” a que los “iluminados” vengan a arrojarles algunas migajas.

Abrirse de todo eso, desconfiar de esos “santos”, volverse independiente, y además tener éxito, significa ser un “traidor”. Esto lo sabe muy bien Nancy, quien fue y es considerada una “traidora que se olvidó de sus raíces” por haber progresado por su propia cuenta. Y, en contraste con lo que Arena cree, los gobiernos para Nancy no fueron una ayuda, sino que, debido a la economía tan oprimida que reina desde hace años, fueron, en todo caso, un obstáculo.

A propósito de salir a buscar el progreso, lo que también se debe salir a buscar es el respeto, ya que no es algo que se puede obsequiar, sino que se debe ganar. Por eso, decir: “Se nos condena por no ser respetuosos, pero nadie se pregunta si recibimos respeto”, como lo hizo Arena, huele a otra excusa utilizada por esta señorita para justificar algún comportamiento suyo que no merecía respeto alguno.

La hoy famosa disertante también señaló: “Usamos zapatillas carísimas porque, después de años de usar zapatillas donadas de la Iglesia, el día que te podés comprar un par se tiene que notar; nos sentimos muchos menos pobres”. Ahorrar está bien, no hacerlo está mal. Eso es lo que se debe enseñar, no justificar un error.

Y esto, desde ya, va más allá del dinero que tenga cada uno. Del mismo modo que Arena justifica el despilfarro de los gobiernos populistas, también lo hace con la gente de a pie. Esta actitud no hace más que alentar ese accionar e incrementar la pobreza. El economista estadounidense Thomas Sowell, dijo: “Cuando quieres ayudar a la gente, les dices la verdad. Cuando quieres ayudarte a ti mismo, les dices lo que ellos quieren oír”.

Arena también expresó una insólita justificación de la violencia. Afirmó: “La realidad es que la violencia empieza a ser una forma de vengarse de los demás por todo eso que ellos tienen y vos no”. Otra vez incurre en la generalización. Si ella ejerció la violencia contra sus semejantes, debería hacerse cargo de sus actos, de nada sirve intentar camuflarse entre la multitud. La agresividad no depende del dinero que uno lleve en el bolsillo. Es importante resaltar que en nada ayuda justificar los hechos violentos basados en el resentimiento; al contrario.

La disertante se refirió, además, a la cantidad de hijos que tienen. Arena expresó: “Lo que más se pregunta la gente es qué tenemos en la cabeza los pobres cuando nos ven tener muchos hijos (…). Los pobres tenemos hijos porque es lo único que podemos tener… y tenemos muchos, porque encontramos en cada hijo una razón para levantarnos todos los días, a pesar de nuestra pobreza”. Este argumento, desde nuestra visión, es otro intento de justificación de un comportamiento erróneo. Si una persona que puede mantener un hijo, tiene siete; o una que puede mantener cinco, tiene quince, el grado de irresponsabilidad es idéntico. Si se promueve esa práctica, por el motivo que sea, se está promoviendo el incremento de pobres.

Nuestra empatía debe servir para ayudar a los que menos tienen, no para destruirlos. Además, si una persona tiene nueve hijos, pero no cuenta con los recursos necesarios para su sustento, es muy difícil que pueda cuidar a todos de la mejor forma. Nancy, por ejemplo, a la edad de 12 años tuvo que ocuparse de sus hermanos menores como si fuera una adulta. ¿Eso es lo que promueve Arena?

Según pudo observarse en los comentarios publicados en internet, los dichos de Mayra Arena no fueron bien recibidos por mucha gente, sobre todo por pobres, a quienes no les simpatizó quedar incluidos en las desafortunadas generalizaciones expresadas por la disertante.

En conclusión, desde nuestra óptica, la charla tuvo dos pilares fundamentales: el victimismo y el resentimiento. El aparente objetivo era simplemente apoyar a gobiernos populistas. No creemos que se haya tratado de un discurso de concientización, sino de uno meramente político.


Por Leandro Fleischer y Nancy Mendoza

Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable