33 °C
Lunes 17 de diciembre de 2018

Bombas, muertos y simpatía por el demonio

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
Bombas, muertos y simpatía  por el demonioBombas, muertos y simpatía por el demonioEl progresismo en general y ciertos intelectuales en particular encuentran en el anarquismo una nostalgia romántica que, luego de desaparecer como opción política, dejó un legado en la literatura, el cine y la música.
Desde la filmografía de Lina Wertmüller pasando por la de Florencia Kirchner, hija de Cristina Fernández, hasta la de Agustina, hija de Macri, encontramos artistas deslumbrados con el anarquismo.

Esta herencia estética es un lastre político. Flaco favor le han hecho a la consolidación de la democracia algunos escritores como Osvaldo Bayer, que se han dedicado a exaltar el anarquismo desde la comodidad de su casa en Berlín. Marco Viola, el joven que tiró una bomba en la casa de Bonadio, frecuentaba a Bayer, tal como atestiguan varias fotos.

Subsiste todavía hoy una suerte de fascinación intelectual por cierto anarquismo ideal que se diferenciaría de la rusticidad de estos atentados recientes.
En esa línea se cita, por ejemplo, a filósofos como Max Stirner, Pierre-Joseph Proudhon y Mijaíl Bakunin, como si hubiesen sido pacifistas consumados, precursores de Mahatma Gandhi. Nada más alejado de la verdad. Todos ellos eran declarados impulsores de la desobediencia y la violencia civil que iba desde la justificación de los atentados hasta el antisemitismo más salvaje y primitivo.

No hay diferencia alguna entre Anahí Salcedo, la mujer que se voló una mano y parte de la cara con la bomba que iba poner en la tumba de Ramón Falcón, con Simón Radowitzky, el asesino del propio Falcón.

Si alguien supone que Marco Viola es diferente de Severino di Giovanni, se equivoca. Son lo mismo y sería un peligroso error pensar lo contrario. Hagamos un breve repaso por la obra de los padres del anarquismo.

El alemán Max Stirner, a quienes muchos citan sin haberlo leído, justificaba el uso de la violencia con un silogismo: “El estado llama a su propia violencia, ley; pero a la del individuo, crimen”.

Tenía, además, un criterio rudimentario sobre la propiedad privada: “Uno no es digno de tener algo a través de la debilidad, que permite que cualquiera se lo arrebate, uno no es digno de ello porque no es capaz de respaldarlo”.

O sea, si una persona no puede evitar el robo de sus pertenencias, no es digno de esas pertenencias. La propiedad no surge del derecho, sino de la fuerza. Bajo el mismo razonamiento podría decirse que si alguien no puede preservar su vida, no es digno de conservarla.

¿Qué pensaba el tan mentado Bakunin? Hay en la obra de Bakunin un infantilismo congénito que se extiende claramente hasta estos grupos de adolescentes. Igual que muchos de los chicos que usan piercings y se liman los colmillos, Bakunin se manifestaba simpatizante del diablo. Tan infantil como eso. Consideraba que Lucifer era un revolucionario en el cielo contra el poder despótico de Dios. Esto escribió Bakunin en su obra Dios y el Estado: “Satanás fue el primer rebelde, el primer librepensador y emancipador de los mundos”.

Igual que los anarquistas de la casa tomada de Constitución que pintaban en las paredes “Muerte a la policía”, Bakunin era partidario de la aniquilación de las fuerzas de seguridad: “La educación de los militares, desde el soldado raso hasta las más altas jerarquías, los convierte necesariamente en enemigos de la sociedad civil y el pueblo”. De más está decir que no creía en la democracia ni en el voto popular: “Rechazamos toda legislación, toda autoridad aunque salgan del sufragio universal”.

Pero me quiero detener en Pierre Joseph Prudhon, tan respetado por algunos que se llaman intelectuales. Prudhon representa lo más abyecto del pensamiento de todos los tiempos. ¿Los escritores que señalan a Prudhon como un gran pensador al que no le hacen justicia estos criminales que ponen bombas en las casas de los jueces saben realmente quién era Prudhon?

El idolotrado Prudhon es el padre del antisemitismo moderno y el abuelo del nazismo. Nadie hizo más que él para encender las hogueras de los pogroms, la persecución, el odio a los judíos y para preparar a la humanidad al holocausto.

Proudhon es el filósofo que instala las ideas racistas. Presenta al judío como raza “enemiga del género humano” y propone sin eufemismos el exterminio de los judíos como “solución final” a este “problema”. Esto escribió en sus apuntes:

“Hacer un artículo contra esta raza que lo envenena todo, metiéndose por todas partes. Pedir su expulsión de Francia; abolir las sinagogas, no admitirlos en ningún empleo, conseguir, en fin, la abolición de ese culto. Por algo los cristianos los llaman deicidas. El judío es el enemigo del género humano, hay que mandar a esta raza a Asia o exterminarla. El odio al judío lo mismo que al inglés debe ser un artículo de nuestra fe política”.

¿Quedó claro? Para el padre del anarquismo, el odio a los judíos era parte del manifiesto anarquista.
Para él, los judíos eran los culpables de todos los males y fue quien acuñó el concepto y el término “antisemitismo”.
“Los judíos, otra vez los judíos, ¡siempre los judíos! Bajo la República, al igual que bajo Luis Felipe y bajo Luis XVI, estamos a la merced de los judíos”. Esta es una cita textual, extraída del periódico El Representante del Pueblo.

¿Qué tiene que hacer los anarquistas para que ciertos intelectuales dejen de ver en ellos un pintoresco “colectivo” de jóvenes idealistas o de “importantes pensadores” que han hecho un gran aporte a las ideas?

Nunca hay que subestimar la estupidez. El 6 de septiembre de 1901 un anarquista asesinó a balazos al hombre más custodiado del mundo: el presidente de EEUU William McKinley. El homicida era Leon Czolgosz, un pobre tipo tan insignificante como Anahí Salcedo y Marco Viola. Todos ellos tenían algo en común: admiraban a Stirner, Prudhon y Bakunin.


Por Federico Andahazi

Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable