25°C
Miércoles 13 de noviembre de 2019

Este domingo: nada de sorpresa o mucha sorpresa

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
Este domingo: nada de  sorpresa o mucha sorpresaEste domingo: nada de sorpresa o mucha sorpresaLos números de las PASO hicieron que Alberto Fernández tratara de no hacer olas y Mauricio Macri, de hacerlas y en la calle.

Hubo algo asombroso en las PASO y hubo algo asombroso después de las PASO. Sorpresa uno: la arrasadora cantidad de votos conseguidos por los Fernández y la diferencia abismal sobre los votos conseguidos por Macri, que convirtieron a las primarias partidarias casi en una primera vuelta presidencial.

Y sorpresa dos: la reacción de Macri cuando parecía definitivamente nocaut. Se puso la campaña al hombro y organizó marchas masivas del “Sí se puede” por unas treinta ciudades que, sacando la campaña alfonsinista del 83, siempre se creyeron propiedad exclusiva del peronismo.

Este domingo se sabrá si esas muchedumbres le han sumado votos a Macri y si le permiten a Macri achicar la brecha con Fernández. Lo que ya se sabe es que en Macri ha despertado un político que hasta ahora no había aparecido. Y de una manera que Durán Barba habría considerado como una expresión de la vieja política: nada de comunicación por las redes y el laboratorio, puro contacto con la gente en la calle, a la usanza del peronismo y sin contratar micros para movilizarla. ¿Qué dirá Gómez Centurión que alquiló un salón de fiestas para cerrar la campaña?

En estas once semanas, Fernández y Macri han seguido recetas de manual. Fernández hizo la plancha para evitar olas o, mejor dicho, deslices que le cuesten votos. Y Macri hizo olas para dar vuelta votos. Aunque nadie o muchos no le den chances, impuso la idea de que el milagro de ganar es posible.

Los dos han arrastrado su cruz. Macri la del ajuste y la crisis económica y Fernández la de Cristina y a veces también la de sus propios modales. Macri ha hecho lo imposible para que la crisis no se note o para que la crisis no tape las cosas que hizo. Y Alberto ha hecho lo imposible para que Cristina no se note. Y por lo que se vio, no siempre con suerte. Tampoco tuvo mucha suerte en contener su otro yo.

A Macri salir a la calle y ganar la calle lo fortaleció anímica y políticamente. Hasta aquí había salido y, de vez en cuando, a timbrear y tomar mate con vecinos. Pegó una vuelta de campana. Se redescubrió a sí mismo con una herramienta que nunca había utilizado y aprendió a hablar. Fue una apuesta riesgosa que le salió redonda y que en un momento crítico mantuvo la tropa unida y le dio una mística a su electorado.

Hacia afuera, esas convocatorias han sido un mensaje de que la gente está dispuesta a salir a la calle. Y hacia el interior de Cambiemos, el mensaje ha sido de liderazgo, más allá de lo que pase mañana. Si pierde, es posible que Macri mantenga unida a la oposición y se convierta en jefe de la oposición. La campaña quedará abierta si queda abierto el resultado en la Ciudad.

Más que del resultado de una elección, la sociedad queda pendiente de una fragilidad política y económica que puede hundirnos aún más a todos. Sólo un acuerdo puede impedir que el costo sea mayor. El lunes empieza una transición agotadora y riesgosa, sea por el balotaje o por el cambio de gobierno que entre nosotros, como en pocos lugares, parece un cambio de país.


Por Ricardo Roa

Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable