20°C
Martes 15 de octubre de 2019
Viento Norte

Viento Norte

Martes, 15 de Octubre de 2019 00:00

El serio problema que representa el narcotráfico para la sociedad contemporánea ocupó un lugar destacado en la agenda del Sínodo Especial de los Obispos para la Región Panamazónica que, con la presencia del Papa Francisco, se celebra este mes en Roma. Según se informó a los religiosos que participan del encuentro, el cultivo de coca pasó de 12.000 a 23.000 hectáreas en algunas zonas que conforman esa región. Este preocupante incremento también trajo aparejado un aumento de la delincuencia y un peligroso avance de la deforestación en zonas que están cada vez más desiertas.
*************
El flagelo del narcotráfico y el deterioro del medio ambiente en la región panamazónica, que abarca amplias zonas de Brasil, Venezuela, Guyana Francesa, Guyana Inglesa, Surinam, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, son dos de los temas que preocupa a la Iglesia Católica. De hecho, el Papa Francisco al anunciar la realización del Sínodo explicó que el objetivo principal del encuentro era identificar “nuevos caminos para la evangelización de esa porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas, frecuentemente olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también como resultado de la crisis de los bosques amazónicos, pulmón de capital importancia para nuestro planeta”. También dijo en esa oportunidad que convocó a los obispos a partir de las inquietudes planteadas por algunas conferencias episcopales de América Latina, así como las voces de varios pastores y fieles de otras partes del mundo.
*************
Según informó la prensa vaticana esta semana, la preocupación de los obispos se originó también en la construcción de centrales hidroeléctricas que, para su asentamiento, requirieron de la deforestación de grandes áreas de reservas ambientales ricas en biodiversidad, así como incendios autorizados que destruyen millones de hectáreas de tierra y que tienen un fuerte impacto en algunas regiones, donde la acción del hombre ha alterado el ecosistema. A este preocupante escenario se suma la presencia del narcotráfico que representa una seria amenaza para los pobladores que viven en las zonas rurales. En ese sentido, cobró actualidad el testimonio que brindó oportunamente el fray Paulino de Vic, religioso capuchino -fallecido en 2005 y cuya labor merece conocerse- a partir de su experiencia pastoral con comunidades indígenas de la amazonia colombiana y de las dificultades que tuvo que enfrentar por las amenazas de las organizaciones criminales que operaban en la zona.
*************
Por otra parte, debe recordarse que el problema del narcotráfico en América Latina es un asunto que siempre estuvo entre las preocupaciones del Papa Francisco. En mayo pasado, durante la visita pastoral que realizó a México, dijo que no estaba de acuerdo con la idea de pactar con los cárteles del narcotráfico para conseguir la paz en el país azteca, donde las organizaciones criminales dedicadas al tráfico de estupefacientes han provocado un enorme daño a las instituciones y a toda la población. El flagelo, lamentablemente, se extiende a lo largo y ancho del continente, aunque en algunos países la situación es más grave y dramática que en otros, como ocurre en El Salvador donde un reciente juicio sacó a la luz los vínculos entre violentas organizaciones criminales de ese país con cárteles de México. El especialista, Marcelo Bergman, autor del libro “Drogas, narcotráfico y poder en América Latina”, señala que miles de latinoamericanos mueren todos los años como víctimas de la escalada de violencia ligada al narcotráfico. Se trata, por cierto, de uno de los problemas más graves que enfrentan todos los países de la región, y de ahí la preocupación de la Iglesia Católica que se expresó estos días en el Sínodo especial de obispos que se realiza en Roma.
 
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable