33°C
Miércoles 11 de diciembre de 2019
Viento Norte

Viento Norte

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019 00:00

Las prolongadas protestas contra gobiernos de países tan diferentes como Chile, Bolivia, El Líbano o Hong Kong generaron desconcierto en las principales empresas de gestión de inversiones del mundo, que ya han comenzado a revisar los criterios con los que se analizan los riesgos en los mercados emergentes. La ordenada transición democrática en Argentina y la positiva respuesta al llamado que hizo la Iglesia a la paz y la unión de todos los sectores en nuestro país, podrían contribuir a generar un clima más amigable para las inversiones.

****************

El caso de Chile es paradigmático. Considerado un país con una economía estable y seguro para las inversiones, apenas unas semanas antes del estallido de la crisis, su presidente Sebastián Piñera, había presentado a su país como un lugar de estabilidad en una región en ebullición. En rigor, el término que utilizó el mandatario fue “oasis”, que significa algo así como un refugio, una especie de descanso, para los contratiempos que pueden sufrir los seres humanos. ‘En medio de esta América Latina convulsionada, veamos a Chile, nuestro país es un verdadero oasis con una democracia estable, el país está creciendo, estamos creando 176 mil empleos al año, los salarios están mejorando’, había destacado el mandatario trasandino, sin darse cuenta que el creciente malestar de la población por la creciente desigualdad social que impera en Chile haría estallar por los aires su ingenua lectura de la realidad. Según informó días atrás el periódico chileno La Tercera, la incertidumbre que se vive en el vecino país no solo se ha reflejado en el precio de los activos financieros y en la confianza generalizada, sino que también ha afectado a las personas de mayor patrimonio, que comenzaron a buscar alternativas para mover parte de sus inversiones y así diversificar su portafolio ante el nuevo escenario en el que el peso chileno registró una fuerte caída hasta alcanzar mínimos históricos. Algo parecido ocurre en otros países del mundo que en los últimos meses fueron noticia por el aumento del malestar en las calles, generando una fuerte caída en los precios de algunos activos. Por ejemplo, en El Líbano, los bonos cotizan a menos de la mitad de su valor nominal y las acciones de Hong Kong han caído alrededor de un 13 por ciento desde abril.

****************

Frente a estos nuevos acontecimientos, que tomaron por sorpresa a analistas de riesgo de empresas de primera línea, los expertos admiten que los indicadores y variables diseñados para avisar en forma temprana sobre la aparición de conflictos sociales de envergadura no están cumpliendo con ese objetivo y que, por lo tanto, se impone la necesidad de tener en cuenta otros aspectos que, hasta ahora, no eran tenidos en cuenta. El caso de Chile, una vez más, sirve de ejemplo para explicar el problema: pese a que mostraba un crecimiento económico y estabilidad institucional, respetando a pie juntillas el dogma de libre mercado, lo que valió obtener muy buenas calificaciones crediticias (llegó a ocupar el 18º lugar en el ranking de 60 países que participan del Índice de Riesgo Soberano de la empresa de gestión de inversiones Black Rock, que mide factores como los niveles de deuda y la fortaleza del sector financiero), un nuevo aumento del boleto de subte fue suficiente para encender la mecha del estallido social y hacer tambalear la economía. Hace poco, el Senado del país trasandino aprobó una ley para aumentar hasta un 50 por ciento las pensiones más bajas, pero los chilenos siguen manifestándose por pensiones dignas y para demandar un cambio de raíz del sistema de capitalización individual.
 
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.


Edición Hojeable